Idioma Español
Idioma Ingles

Declaraciones del presidente de la Academia de la Magistratura y fiscal supremo, Pablo Sánchez

Declaraciones del Dr Sánchez en actividades académicas sobre el hacinamiento en las cárceles y la administración de justicia en tiempos de Covid-19:

 

- El gobierno ha presentado al Congreso un proyecto de Ley, para lograr el deshacinamiento de las cárceles. En general creo que tiene muchas inconsistencias. Contiene una serie de disposiciones confusas y poco articuladas que permitirían salir en libertad a quienes no deben, trasladando la responsabilidad  a las decisiones fiscales y judiciales. Creo que debe revisarse y ser sometido a debate.

 

- Sobre este tema, tanto el MP como el PJ han reaccionado, para algunos tardíamente, pero lo han hecho. Hay una directiva interesante que ha sido aprobada por el Poder Judicial y desarrollada por una Comisión conformada por los vocales supremos Prado y San Martín. Sin embargo, creo que ese es un trabajo que debió hacerse articuladamente con el Ministerio Público, el Ministerio de Justicia, Inpe y Minsa. Se evitaría propuestas aisladas no consensuadas que se contraponen en algunos casos.

 

- Se puede afirmar que la Política Judicial del Estado, no ha sido adecuada. En el año 1991 se promulgó el Código Penal y poco tiempo después sufrió tantas modificaciones qué superaron el número de artículos que tenía el citado código, ello debido a una política criminal equivocada, pues encontraba en el incremento de las penas, la mejor forma de intimidar la comisión de delitos. Se utilizaba la llamada política del “golpe por golpe”, a mayor frecuencia delitos mayor pena, esto ha sido la constante en los últimos años.

 

- La severidad de las penas y un procedimiento penal obsoleto son dos factores a tomar en cuenta para este análisis. Mientras más aumentas las penas, más prisiones preventivas como consecuencia lógica jurídica. Aquí, debe anotarse que el Estado debe plantearse el desarrollo de una eficiente política criminal.

 

- Debo de concluir que un aspecto positivo es que hasta antes del covid 19 no había mucho interés en la reforma global de la justicia, menos aún, en el sistema penitenciario.

 

JUSTICIA DIGITAL

- Este debe ser el momento de cambio para ingresar escaladamente a una justicia digital. La forma de impartir justicia debe cambiar. Por ejemplo, la Fiscalía  acaba de emitir un protocolo de retorno gradual a labores donde el trabajo remoto será la regla y la excepción será el trabajo físico.

 

- En el 2017 bajo mi gestión como fiscal de la Nación iniciamos el proyecto "Carpeta Fiscal Electrónica" y se hizo un piloto en las fiscalías anticorrupción de Lima Sur y entiendo que actualmente se retomará el proyecto lo cual significará un hito para la justicia peruana.

 

- La clave para el después de esta pandemia en la justicia es la interoperabilidad y que las instituciones compartan sus gestiones electrónicas. En la Academia de la Magistratura, que presido, estamos en camino de buscar la interoperabilidad entre nuestra institución y la Junta Nacional de Justicia en una primera etapa. Luego lo ideal es sumar a otras instituciones de la administración de justicia.

 

- Debe revisarse con la justicia digital:

1. ¿Todos los litigantes y procesados tienen Internet?(¿se ha medido esto?)

2. Las técnicas de litigación oral que nos enseñan en Amag y otras instituciones académicas están referidas (en parte) a lo corporal y gestual. ¿cambiará al pasar a audiencias virtuales?

 

Lima, 08 de mayo de 2020